Veranos de gloria
5 (3)

Escuchando a Carlinhos Brown no puedo evitar sentir cierta nostalgia de cuando íbamos a Galicia, en aquellos veranos gloriosos, la época dorada de Caión, como le llamo yo. Entonces había más bares abiertos para tomar tapas y teníamos mogollón de amigos. Íbamos casi todos mis primos y primas por parte de mi familia materna. Siempre teníamos algo que hacer, excursiones, barbacoas, ir a playas o a Santiago de Compostela, que estando en Galicia no puede faltar. 

Antes de conocer Caión, cuando veraneábamos en Bakio, estaba guay. Recuerdo ir algunos años con la familia de la parte de mi padre; mis padrinos Ane y Sabino, mis tíos Jon y María, mis primos Antton, Miren y Alex, y por supuesto mis Aitites (abuelos paternos) a aquella casa que tenía huerta y piscina, pero no piscina de obra sino piscina que se montaba y se podía quitar. 

Recuerdo especialmente los cumpleaños de mi Amama (abuela paterna), con aquellas carpas que ponían en la terraza del jardín para resguardarnos del sol. Aparte de contar con mi familia paterna, en Bakio teníamos mucha familia materna, no en la misma casa, por supuesto, sino esparcidos por el pueblo. Tengo el recuerdo de ir por el paseo con mi madre y no poder hacer el paseo entero en menos de una hora, porque como en verano está a tope y mi madre conoce a muchísima gente en Bakio, ella se paraba a hablar con todo el mundo. Como le llamo yo, una relaciones públicas. 

Y hasta aquí el post de hoy.

Las opiniones en los comentarios del post. Y gracias por leerme.

Gracias por llegar al final. Si te ha gustado, comparte 😉

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.