Un sueño revelado
4.3 (4)

Segundo escrito con motivo del día de la fotografía analógica

Recuerdo siendo ya mayor que quería hacer fotos con carrete y me costó convencer a mi padre. Quería ponerme como reto ver si era capaz de hacer fotos a la manera tradicional. Los primeros carretes me salieron bastante mal porque no se me daba nada bien el arrastre de la película, y como yo era de disparo fácil… y bueno hasta que fui mejorando poco a poco los arrastres y a la hora de exponer las fotos. Porque como todos sabéis no es como en lo digital que tienes tarjetas, puedes probar y ver el resultado en una pantalla, en cambio en lo analógico la única manera que hay de ver los resultados es en el laboratorio. Una vez que había mejorado algo la técnica analógica y viendo los resultados que cada vez iban a mejor, le dije a mi padre que quería seguir con lo analógico y él me dijo que debería seguir. De hecho yo tengo guardadas sus cámaras analógicas para poder usarlas en un futuro. Como todos bien sabemos la fotografía analógica requiere de comprar carretes, revelarlos en el laboratorio y todo eso, para lo cual no tengo dinero de momento. 

Y hasta aquí el post de hoy.

Gracias por llegar al final. Si te ha gustado, comparte 😉

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 4 Promedio: 4.3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.