Tipos de azul
0 (0)

Un día más en mi diario. Ayer tuve una cena estupenda en un bar que se llama Café de Mario, con mi familia. Con mis hermanos Gabriel y su mujer Ane, Borja y su pareja Ane, que vinieron en bici desde Gros. 

Primero habíamos estado con Miguel y Teresa, y su hijo Mateo, que se quedaron solo al aperitivo de la cena. A mi madre, como de costumbre, le gusta darles el biberón a sus nietos. Un poco más tarde llegaron Borja y Ane para cenar con nosotros y estuvimos la mar de agusto. Cuando empezó a refrescar me subí a casa para cambiarme de ropa, ya que estaba en bañador y manga corta, y me cambié a pantalón largo y sudadera. De camino me encontré con un vecino y me sorprendió la capacidad que tengo para hablar y no meter la pata y superar mi timidez. Estuvimos hablando de la covid, de la hostelería y poco más, para lo que da de si el ascensor. Un poco más tarde vinieron Gabri y Ane, como siempre a su ritmo. 

Estuvimos charlando hasta las 11:00 y pico mientras cenábamos. Ahora estoy escribiendo mientras escucho un disco que ya lo he mencionado muchas veces y que os pongo el vídeo más abajo, se llama Kind of Blue de Miles Davis, con mis auriculares, que he tenido que comprar un cable nuevo ya que el bueno se me rompió y este es todavía mejor que el que venía de serie. 

Para no hacer corto el post de hoy voy a darle vueltas a la cabeza a ver qué puedo contar de alguna cosa que se me ocurra, alguna anecdotilla de esas que siempre me dicen qué memoria tienes, cosa que me encanta que me lo digan. 

Una que me viene a la cabeza es una vez con mi tío Borja, estando en el caserío de Bakio, en el chalet que está al lado encontró la figura de una virgen que estaba guardada donde siempre la escondían dentro del chalet, aunque para entonces ya estaba en ruinas. También me acuerdo de una vez en Bakio que estaba muy pesado y mis hermanos me prepararon una de un par de narices. Justo al levantarme no se les ocurrió mejor idea que coger la manguera del jardín y cuando bajé de mi cuarto recién levantado, flash, manguerazo que me cayó de Gabriel y Miguel, por supuesto, y como suele decir mi abuela Maribel, me sentó a cuerno quemado. 

Y hasta aquí el post de hoy.

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Marcos Ocio
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@eldiariodemof.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.