Bodorrio en Bilbao. Salimos de casa, esta vez de “como si fuera nuestra segunda casa” desde Bakio, y como siempre tarde.
Seguir Leyendo