Paseos redondos
5 (1)

Estos días parece que estoy saliendo del pequeño bache de no salir de casa. El domingo pasado me di una vuelta con mi hermano Miguel y su hijo Mateo. Fuimos hasta Gros, llegando a la altura de la casa donde vive nuestro hermano Juan, el que tiene dos niñas, mis sobrinas mayores. Estuvimos paseando muy agusto, con un dia bastante bueno, ni frío ni caluroso. Cojimos la calle Matia, que es la vía principal del barrio del Antiguo y empieza justo donde acaba la zona moderna donde vivo, que nos lleva hasta el túnel que separa Ondarreta del paseo de la Concha, una de las playas más famosas de España, o incluso de Europa. Fuimos andando hasta la zona del ayuntamiento, o jardines de Alderdi Eder, de allí atravesamos el boulevard, que ahora es una calle ancha peatonal, y seguido cruzamos el puente de la Zurriola, pasando por el auditorio Kursaal continuamos por el paseo de la playa más surfera de Donosti, punto neurálgico del barrio de Gros, hasta que llegamos a la altura de la casa de Juan. Ahí nos dimos la vuelta al ver que Juan y su familia habían llegado ya a casa. Entonces le dije a Miguel que yo en el boulevard me cogía un bus de lo cansado que estaba, porque del poco ejercicio que hago se me cansa la cabeza y las piernas. Mi hermano me acompañó hasta la parada del bus y ahí nos separamos. Él se fue andando hasta casa, y yo cogí el bus hacia el Antiguo. 

Y ayer Martes hice un trato con mi padre, que él me acompañase a hacer un recado de llevar un paquete a un punto de encuentro y yo le acompañaba a otro recado que tenía que hacer él en dirección opuesta al mio. Cuando íbamos a dejar mi paquete  le propuse que en vez de volver por el mismo camino podríamos dar una vuelta más larga cogiendo una pequeña subida hacia el barrio donde vivíamos antes y así ir por un trayecto distinto ya que no me apetecía volver por casa, porque sabía que si pasaba cerca de casa, como no quería acompañar a mi padre, me subiría rápidamente a casa. Por eso se me ocurrió cambiar de recorrido, también hacía mucho que no iba por esa zona, y me apetecía ver cómo había cambiado desde que iba de pequeño a hacer fotos por allí. Después de recoger la foto de mi padre en la tienda de enmarcación se me ocurrió ir a la farmacia, ya que tenía que coger medicación para mí. Osea, nos salió redondo (por lo de circular) el paseo. 

Y hasta aquí el post de hoy.

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Marcos Ocio Ferrández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad