Esta tarde he ido a Miramon con mi padre. Hemos ido a hacer fotos y al sacar la foto de este edificio me he acordado de que toda esta zona en su día pertenecía a Kutxa. Por cierto que hace unos cuantos años tuve que ir a Kutxa a conseguir una calculadora para convertir pesetas en euros, ya que por aquel entonces mi madre trabajaba en una tienda de ropa y me propuso hacerle ese encargo a cambio de un dinerillo. El caso es que me fui a una sucursal y ellos llamaron a mi casa. Mis hermanos me dijeron que saliese de allí inmediatamente. Menuda bronca me echaron.
También recuerdo una historia en el Hotel Aranzazu de San Sebastián que fuimos mi hermano y yo por las habitaciones y nos pilló Clemente, sí Clemente el entrenador de fútbol, que en aquella época entrenaba a la Real Sociedad, porque nos habíamos metido en hotel para ver a los jugadores y él nos echó de allí. También recuerdo que cuando llegaba la clásica de ciclismo íbamos a ver a los ciclistas y les pedíamos botellines, gorras, cascos o lo que fuera en los alrededores de ese hotel.
Por cierto, una vez que nevó en Donosti recuerdo que subimos a Miramon y nos tiramos con un boggie (una tabla de surf) pero tumbados, y yo salí disparado. Mi hermano y su amigo se partían de risa, pero lo bueno es que lo pasamos genial.