Ocho días en Bakio
0 (0)

Ya estamos en Bakio, instalados en el caserío, como de costumbre. El primer día de amanecer en el caserío me lo tomé con un poco de tranquilidad, p
Çara no hacer nada, y ese mismo día llegó mi hermano Borja con su novia Ane. 

Ayer, que fue el segundo día, mi padre y yo fuimos a dar una vuelta mañanera por Kortezubi. Mi padre siempre me dice que quiere ir a conocer esa zona con más detalle, ya que le gusta mucho explorar el territorio. Hicimos la ruta de los molinos, que yo me esperaba otra cosa por lo que había visto en la página web de turismo de Urdaibai. Lo único que disfruté fue que es un tipo de bosque diferente, pero para hacer un plan y haber salido tan tarde no estaba nada mal. Por la tarde mis padres tenían una cena en el caserío con sus amigos de Bakio, y mi hermano Borja y Ane me propusieron ir a tomar algo por ahí mientras ellos cenaban. Fuimos a Barrika, a un sitio muy conocido de la zona llamado Golfo Norte. Allí tomamos unos nachos, ellos una cerveza, y yo, como siempre, una tónica con limón exprimido. Luego bajamos para ver la puesta de sol desde arriba de la playa donde cogen olas los surfistas. Allí estuvimos haciendo unas fotos hasta que se fue el sol y volvimos directamente al caserío. Como todavía estaban los amigos de mis padres, les saludamos y nos fuimos a cenar a la cocina porque mi madre nos había dejado lo que había sobrado de lo que ellos habían encargado. A mi hermano Borja no le apetecía mucho cenar fuera, y como decía que prefería en casa, pues, cenamos en casa. 

El martes por la tarde vino mi hermano Juan, solo, al caserío y aprovechamos para dar una vuelta por el paseo hasta la otra punta de la playa y vuelta, para ganarnos la comida, como bien dijo mi hermano Juan, pero antes de acabar el trayecto nos encontramos con nuestro primo Antton y nos quedamos hablando un rato. De allí fuimos al bar Arimune, que es un bar al que solíamos ir mucho de pequeños, y mi madre se vino desde el caserío. Para completarlo también se unieron Borja y Ane, que habían ido a Donosti solo para que le pusieran la segunda dosis de la vacuna a Borja, y allí estuvimos, muy a gusto, en la terraza del hotel tomando algo. Luego ellos se fueron a La Baskula a cenar. 

Al día siguiente por la mañana me quedé en el caserío y por la tarde, a modo de crep, me fui con mis dos hermanos Juan y Borja, y con Ane, a dar un paseo por todo Bakio y en mitad del paseo que estábamos dando nos encontramos con mi padre, que también se apuntó, y nos hizo un free tour de Bakio. Después de tanto paseo y tanto free tour nos volvimos a cenar al caserío.  

El jueves llegaron mi hermano Miguel con su mujer Teresa y, cómo no, con su hijo recién nacido Mateo Kai. Le hemos hecho un gran recibimiento al nuevo miembro de la familia, como no podía ser de otra manera. Por la tarde mis hermanos hicieron una aventurilla, al abrir un camino entre las zarzas desde el final del jardín del caserío hasta el chalet, con una tabla de madera de una mesa de las que usamos para comer en el jardín, ya que Juan insistía en que querían ver las olas y aprovechar para entrar en el chalet que está en ruinas. Yo aproveché para hacer fotos dentro del chalet ya que me encanta hacer fotos de ruinas, pero lo malo fue que en el camino de vuelta se me perdió un visor de ángulo recto que utilizo cuando uso el trípode. 

Al día siguiente (y al siguiente, y al siguiente) mi padre y yo fuimos a buscar el ángulo recto por el camino del chalet pero no conseguimos encontrarlo. Un poco más tarde me llamó por teléfono mi tío Alex para que le acercara una cesta para llevar los hongos que había recogido en el sitio secreto, y allí me fui. Hice un poco el cabra porque en vez de quedarme donde solemos quedar me puse a subir, con crocs y en bermudas, entre zarzas y bajé lleno de heridas. Cuando me volvió a llamar para ver si estaba por allí, pero sin teléfono, bajé a toda pastilla, y resultó que él estaba abajo. Me dijo que los hongos los había dejado en el caserío pero que la intención es lo que cuenta. En el caserío se estaba preparando una merienda cena de estilo mexicano a la que se unieron los primos Gaizka e Iñigo, y que resultó muy divertida. 

El sábado Juan se tuvo que ir pronto porque aprovechaba para ir a buscar al aeropuerto de Hondarribia a mi hermano Gabriel y a su mujer Anne que venían de Mallorca con su hijo Martín, y acercarles a Donosti para coger el coche y venirse a Bakio a pasar el día. Sorprendentemente llegaron a la hora del aperitivo, luego comimos en el caserío unas hamburguesas porque Borja y Ane tenían que llegar a dormir a Salamanca, de camino a Vejer de la Frontera, en Cádiz, ya que en su día reservaron unos días de vacaciones para ellos. Nosotros a la hora de la cena estuvimos buscando un sitio por casi todo el centro neurálgico de Bakio. Nos recomendaron una pizzería que habían abierto nueva este año pero aunque nos dijeron primero que sí, luego fue que no, porque ya era tarde para la hora del cierre, así que nos fuimos al puerto (muelle), al Itsasargi, que yo en ese bar creo recordar que nunca he estado. Cenamos bastante bien, y estuvimos muy a gusto.

Hoy por la mañana hemos recogido todo y he ido con Miguel a la farmacia de guardia en Mungia porque necesitaban comida para Mateo. Al final hemos llamado a La Parra, visto lo de ayer, para encargar la comida, y en 45 minutos han ido a buscarlo y nos lo hemos comido en el porche, en la única mesa de madera que habíamos dejado. 

Y hasta aquí mis vacaciones en Bakio.

¡Haz click para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Marcos Ocio Ferrández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Don`t copy text!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido