Haciendo historia
0 (0)

Lunes lunero, aprovecho para escribir en mi diario, porque estoy aburrido y qué mejor para estar entretenido. Nací un 27 de julio en Bilbao, por el año 89, en la Clínica San Sebastián, en el barrio de Deusto, hoy la clínica ya no existe. Era verano y como de costumbre mis padres estaban en Bakio, en un chalet llamado Hamaika Etxea, por los hermanos de mi abuela materna, que actualmente está en ruinas, por cierto, una pena, porque el chalet era precioso. Además por mucho que digan los de la familia de mi padre que no fue Fisac el que lo construyó sino alguien del estudio, yo me creo más la versión de la familia de mi madre, que, supuestamente, tiene que ser la verdadera. De allí me fui a Bilbao y con un año nos trasladamos a Donosti, a la zona de Bera Bera que, como suele decir la gente de Donosti, era como vivir en un pueblo, de lo tranquilo y aislado que estaba. Allí nació Borja, mi hermano pequeño, el único donostiarra, pero, por mucho, el más inteligente, ya que estudió Derecho. Yo le suelo llamar El Abogado. 

También tengo otros tres hermanos por delante, Gabriel, Miguel y Juan, sí, como habéis podido comprobar somos cinco varones en casa, qué digo, somos seis, con mi padre. Claro que tuvimos nuestros más y nuestros menos, como todo el mundo. Con Juan, por ejemplo, me llevo muy bien, aunque también me he llevado un puño en el ojo de su parte, y bien merecido, ya que ese día estaba nervioso y no sabía cómo soltar mi malestar interno. Me dió un puñetazo que me dejó el ojo morado. De hecho tenía que hacer una presentación en un club de tiempo libre al que íbamos de una obra de teatro con todo el ojo morado aunque no era para tanto ya que casi se me estaba yendo. 

Además con los gemelos tampoco he hecho gran cosa. Sí bueno, recuerdo una vez jugando al “kanex”, que era una especie de Lego, y era de montar, nos hicieron unas construcciones muy chulas. 

También recuerdo que tuve hamsters y quería tener hembra y macho para que tuvieran crías y como tuvieron muchas las devolvimos a la tienda, pero mi hermano guardó dos sin que me diese cuenta, Gabriel claro y ahí el marrón que me dejó que los encajé en el grupo de tiempo libre. Más a posteriori, cuando Miguel empezaba a entrenar me enseñaba a tirar, cómo botar, y cómo hacer las cosas en baloncesto en unas canchas que hay cerca de mi casa. 

Recuerdo una vez con Borja,  lo tengo muy marcado, cuando mi madre le dejó en clase con los de 2 años, y él tenía uno, y se olvidaron de él en el recreo, al volver me quedé con Borja, y no sé cómo, vino mi madre a recogerle.

Y hasta aquí el post de hoy. 

Postdata: ha sido todo improvisado. Hasta la próxima.

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Marcos Ocio Ferrández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Don`t copy text!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido