Finde de maleta
3 (1)

Jueves por la tarde, dejo mi maleta medio hecha. Al día siguiente retomamos lo que había dejado sin hacer, comemos en un bar debajo de casa, una vez comidos mi madre,mi padre y yo bajamos las maletas al coche y nos ponemos rumbo a Hoz de Anero. En el trayecto nos hemos quedado bastantes sorprendidos de que desde Barakaldo hasta Castro Urdiales no hubiera atascos un viernes por la tarde, ya que mucha gente de Bizkaia tiene una segunda vivienda en Cantabria. Al llegar a Hoz de Anero nos confundimos de casa, y nos fuimos a una más arriba, pero vemos que aparca un coche en la de debajo y le llaman a mi padre, efectivamente son la pareja que lleva la gestión de la casa rural. Nos enseñan la casa y como es lógico nos quedamos a hablar un rato con ellos, y a mi madre como le gusta hablar y lleva temas de pisos, pues eso. Una vez que se van, nos instalamos y van llegando mis hermanos, Juan y después Miguel, con sus mujeres y sus hijos. Una vez que se instalan deciden salir a dar una vuelta por los alrededores y yo me quedo con mi padre en la posada, le propongo ir a por hielos a una gasolinera y nos vamos. De paso aprovechamos y cogemos un par de cosas más.

Cuando volvimos de la gasolinera, mi sobrinos estaban cenando las tortillas que habíamos encargado en Donosti, y mientras estaban preparando la cena para los mayores.

Después nos tomamos unas copas, por eso habíamos ido a por hielos, aunque resultó que ya nos habían dejado en el congelador pero no nos dimos cuenta.

Luego yo me fui a mi habitación a dormir. Que por cierto, dormí como un rey, mejor que en mi casa. Colchón relativamente nuevo y cama doble para mí solo. 

Por la mañana del día siguiente me despierto a desayunar y veo a todos mis hermanos, incluidos los que no había visto la víspera, porque a mi hermano Gabriel le retrasaron el vuelo de Madrid a Loiu, que venía desde Chequia por tema de trabajo. Estuvieron esperando, mi hermano Borja, su novia Ane, y Ane con su hijo Martín, y de allí les quedaba conducir hasta la posada, así que llegaron de madrugada. Una vez desayunados, el plan consistía en ir a Somo para coger el barco que nos llevaría hasta Santander. Allí dando un paseo nos acercamos hasta la vermutería Solórzano, que le habían recomendado a mi hermano Juan. Tomamos el aperitivo en una terraza un poco estrecha y como me resultaba un tanto incómoda me fui a hacer un par de fotos a mi bola. Después del vermut dimos un paseo por el puerto para hacer hambre y nos fuimos acercando al restaurante Días de Sur, donde había reservado mi hermano Miguel. Comimos estupendamente. 

Después de comer anduvimos deambulando por el centro hasta que mis cuñadas dijeron que querían ir de compras, así que los chicos nos fuimos a ver por fuera el centro Botín, un edificio del arquitecto Renzo Piano, que se asoma sobre la bahía desde el paseo Pereda y que se ha convertido en un centro cultural muy importante para Santander. 

Llegados los de la compra nos fuimos a coger el barco. Entre cánticos en el barco con mis sobrinos llegamos a Somo, y de allí a la posada. El plan de la cena era barbacoa de chuletas que habíamos llevado de Etxezarreta, del mercado de La Bretxa, y que estaban buenísimas, hechas por todos mis hermanos. Para terminar el día otro copeo. Mi padre nos contó una anécdota, que mejor no saber el final, y nos fuimos a la cama. 

Al día siguiente desayunamos, recogimos todo y quedamos en el camping de Mundaka. Yo fui en el coche de Borja, partido de la risa, escuchando un podcast llamado Estirando el chicle, habla de cosas ordinarias que cuentan dos cómicas. Comimos en la pollería de Portuondo, que resultó muy cómoda, y luego algunos se fueron a dar un baño a la playa que hay justo debajo del camping, aprovechando la marea baja. El resto volvimos a Donosti. 

Y hasta aquí el post de hoy.

Las opiniones en los comentarios del post. Y gracias por leerme.

Gracias por llegar al final. Si te ha gustado, comparte 😉

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 1 Promedio: 3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Marcos Ocio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Marcos Ocio que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad