De vuelta al valle
3 (1)

Una vez más, acabamos de llegar a Gausac, al valle de Aran. Mientras mis padres están haciendo la compra yo me he decido a escribir en mi diario. Se que estoy escribiendo menos de lo habitual pero creo que lo mejor es no forzarse a escribir tanto si no están muy pensadas, o no tendría sentido el diario. 

Hemos tenido un viaje bastante suavecito con eso quiero decir que ha hecho buen tiempo y no ha habido atascos, ni controles, ni nada. Ha habido una pequeña cola en el paso fronterizo de Irún a Hendaya pero por camiones. Mañana llegará mi hermano Borja con su novia Ane, para pasar el fin de semana. Desde que ha empezado el año llevan yendo casi todos los findes a esquiar allí donde les pille. 

Ahora que estoy escribiendo desde aquí me acuerdo de una vez cuando fui con mi padre a hacer una excursión por el valle de Ruda, que por cierto ahora la queremos hacer con nieve porque desde Baqueira se hace por un terreno muy llano. Cuando fuimos mi padre y yo en verano, era de las primeras veces que veníamos al valle, y en la zona donde paramos había unas campas verdes que tenían huecos por dentro, es decir, estaba lleno de turba. En uno de ellos pisé y metí toda la pierna. Le tuve que pedir ayuda a mi padre para salir del agujero. Aquello era barro mezclado con agua y había que tener mucho cuidado donde pisabas porque te hundías hasta dentro. Con esto quiero decir que es como la vida misma, que si alguien te quiere llevar a su terreno como me ha pasado a mí con gente, que no quiero mencionar aquí, igual te hace meter la pata hasta el fondo. 

Y hasta aquí el post de hoy.

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 1 Promedio: 3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.