Corto pero intenso
0 (0)

El viernes pasamos primero por Ikea para recoger unas cosas que necesitaba mi madre y después pusimos rumbo a Bakio, y cómo no, con música potente en el coche. El primer disco había sido el de Ledisi Sings Nina, una cantante de jazz haciendo  un homenaje a la gran Nina Simone ya desaparecida, y luego puse un disco de Michel Portal, un saxofonista vasco francés, concretamente su último disco, Bailador, elegidos expresamente por mí y recién incorporados a la memoria del aparato Fiio que utilizamos para el coche. Una vez que llegamos al caserío desembarcamos y yo me quedé cenando allí mientras mis padres se fueron a cenar con mis tíos Alex y Teresa a un bar que se llama La Baskula. 

Al día siguiente vinieron mis tíos con los primos Gaizka e Iñigo a visitarnos y mi sobrina Nnatalia que siempre pregunta por ellos se quedó muerta de la vergüenza, aunque al ir llegando mis tíos y tías para el festejo que habíamos organizado en el caserío en recuerdo de mis aitites, y al principio le costó entrar, igual que a su tito, enseguida se puso a jugar con sus primos. A mí me pasaba lo mismo, al principio era súper tímido y luego te vas soltando, y eso que con 32 años me cuesta mirar a los ojos de la gente, no lo voy a negar. Y allí que estuvimos un buen rato porque no sé a quién estábamos esperando, incluso ya había llegado mi cuñada Myri, que se suponía que venía al café, de lo tarde que empezamos a comer. Nos sentamos a la mesa, yo al lado de mi cuñada Ane Agirretxea y con el primo Lander enfrente. Luego en la sobremesa me encantó Lander, es un tío que me gusta cómo habla, a nivel cultural está abierto y se expresa de manera muy clara. 

Después de la sobremesa de los jóvenes y de los sobrinos nietos me pasé a la de los mayores que estaban hablando de móviles y de no sé qué cosas más. Que si la marca Apple, que si lo otro. Y qué me vas a contar a mí, que tengo todo de Apple. Mi tío Sabino estaba al frente de la conversación y yo intentaba contar cosas pero no podía, porque le escuchaban a él, y yo nada. Luego ya nos pusimos a recoger todo y a hacer las maletas porque el caserío no estaba en las mejores condiciones de limpieza para pasar el fin de semana. Se fueron marchando todos hasta que sólo se quedaron mis hermanos gemelos Miguel y Gabriel y decidimos ir a cenar a La Parra. Tomamos unas pizzas y unos nachos muy a gusto hasta que empezó a llover y nos pusimos rumbo a Donosti. El viaje lo amenicé con el disco de Sting, Live in Berlin, con la filarmónica de Berlín. Y hasta aquí el post de hoy. 

Espero que cuando tengamos que volver a Bakio sea en mejores condiciones.

¡Haz click para puntuar este post!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Marcos Ocio Ferrández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Don`t copy text!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido