Otra vez aquí en mi querido diario. Hoy puedo escribir que he sido tío por tercera

vez. El nuevo miembro de la familia se llama Martin. Es hijo de mi hermano Gabriel, que tiene un gemelo, y son los mayores de 5 hermanos, todos chicos, de que se compone mi familia. Bueno, no puedo estar más contento porque todo haya salido bien, aunque, según cuenta Gabriel, ha sido un parto bastante largo y durillo para la madre. Yo estoy emocionado. Cada hora que pasaba preguntaba por WhatsApp a ver si había nacido ya Martin. Mi hermano Gabriel sé que lo va hacer muy bien porque es un auténtico niñero. Le encantan los niños y a su mujer Ane también.

Recuerdo que el día  que nos lo iba a anunciar no quería que lo dijéramos a nadie, como es lógico. Miguel, que es su hermano gemelo, venia de viaje, y, claro, Gabriel, como se llevan como uña y carne, se lo quería decir en persona. Ahí estuvo aguantando hasta que pudo decírselo en persona.

Además de por Martin, en parte estoy emocionadísimo porque mi sobrina mayor ya no me tiene miedo. No sé si era por la barba que tenía, pero ahora ya se acerca, juega conmigo y cuando vienen lo pasamos en grande. Desde aquí quiero dar la enhorabuena a Ane y Gabriel por traer al mundo a Martin. Con todo mi cariño y afecto: ongi etorri Martin.