Hoy se jubila mi mentor que, como le digo a mi amigo Frades, es mi padre para mí. Es un dia que esperas con ansias que llegue y que todo el mundo está deseando alcanzar sobre todo después de tantos años de trabajo.
Yo siento debilidad por mi padre, por eso comparto mis aficiones con él y disfruto estando todo el día con él. Desde muy pequeño yo lo que veía era a una persona muy sensible y eso me hizo fijarme siempre en él. Cuando íbamos al monte juntos o a ver exposiciones al Photomuseum de Zarautz, o donde fuese. Si yo tengo a alguien de referencia como modelo de fotógrafo ese eres tú, aita.
Me gustaba mucho ver las diapositivas en aquellas cajas de luz. Esa creo que es una de las razones de que me haya llamado la atención la fotografía. O ver esos cuadernos de anotaciones y croquis que él hacía, como un gran maestro que es.
Yo siempre he sido muy tímido. La foto me ha ayudado a descubrir un mundo que no conocía y mi padre siempre ha estado allí para apoyarme. Lo que pienso es que no creo mucho en mí…, el de al lado siempre da más leche, como decía mi abuela. Lo digo fotográficamente hablando. Pero bueno, entre mi padre y yo siempre hemos tenido nuestros rifi-rafes a cuenta de quién es mejor.
Aparte de la fotografía compartimos otra afición que es la música. A mí de pequeño me gustaba la música electrónica, con eso quiero decir que me gustaba hasta lo más chungo, por decirlo de alguna manera. Luego fui descubriendo otro tipo de música, como cuando mi madre le regaló a mi padre en unos Reyes el disco de Kepa Junkera titulado Maren. También me gustaba desde muy pequeño el disco  All This Time de Sting, que ahora es mi favorito. Recuerdo ir al colegio escuchando aquel disco. Además ahora estoy descubriendo otro tipo de música como el jazz o la música clásica.
En el jazz por ejemplo me gusta mucho el disco A Love Supreme de John Coltrane que lo descubrí en un grupo de Facebook, lo ponían como uno de los mejores discos de jazz, y me gusta también Kind of Blue de Miles Davis por la misma razón.
Aparte de todo esto me gusta escuchar a mi padre cuando habla de música o fotografía ya que como no tengo a nadie que me hable de ese tipo de cosas siempre lo hago con él. La verdad que da gusto oírle porque cuenta unas anécdotas fascinantes. Que si grabaron para ETB a no sé quién, que si para tal película analógica había tal tipo de revelado… Es como un nieto oyendo a su abuelo. También tengo que reconocer, que aparte de por las aficiones, mi padre siempre me ha gustado por cómo intenta hacerte ver las cosas más claras o planteártelas desde otro punto de vista, y creo que sin él y sin mi amigo Frades mi vida no sería nada del otro mundo.
Él desde pequeño y para siempre será aparte de padre, mi mentor y mi modelo a seguir.
Ah, y publico esta foto en color porque es de un día especial, aunque no es precisamente de cuando íbamos al monte de pequeños. Esta es de un verano que subimos al lago de Gerber (Val d’Aran) con mi madre, que es la persona a la que él más quiere, y como además le gusta mucho esta foto, pues la pongo.

Un fuerte abrazo.