Tanto coronavirus que hoy he decidido tomar el aire ya que tengo una tarjeta de discapacidad que me permite salir. Hoy ha sido mi primera salida a la calle desde que prohibieron salir.
He ido con la cámara para aprovechar el paseo. Concretamente esta toma está realizada en una plaza a una manzana de mi casa. La plaza se llama José María Sert. Preferiría haberla hecho en analógico pero la he hecho en digital porque acabo de recibir la cámara arreglada de un error de fábrica. La verdad que la he probado y, cuando he visto las fotos en mi ordenador, he notado que me la han dejado como nueva. Tanto por lo del fallo que tenía, como por la limpieza por fuera y por dentro.
Bueno después de esto que os he contado, y en estos momentos tan malos que nos está tocando pasar, no sé qué más decir pero voy a improvisar, como si se tratara de un concierto de jazz en que los músicos se conectan unos con otros mientras intentan sacar una melodía casi perfecta sin un papel donde diga qué parte de la partitura tiene que tocar cada uno.
O como en ese disco que tanto me gusta que se llama A Love Supreme de John Coltrane, con ese mantra que tiene al final del primer tema, en que se repite el título del disco. Es como si, de tanta adrenalina que estamos viviendo estos días en casa, que estamos todos que nos subimos por las paredes, al acabar dicho tema con un mantra, es como si John, el que compuso el tema, quisiera llevarlo a lo más extremo de la música del momento, y dices, ¡wau, hasta aquí hemos llegado!.
Cuando acabe todo esto del coronavirus nos va aparecer eso: ¡wau!. Qué digo, podremos decir: ¡por fin libres!, como pasa en la canción de Txoria Txori que cantaba Mikel Laboa, un médico que falleció hace ya tiempo, y no por el coronavirus.
La verdad es que esta situación que estamos viviendo es bastante desagradable para todos y os desde aquí os quiero mandar todo mi apoyo. Ya veréis como ese momento ¡wau! llega antes de lo esperado. Un abrazo a todos y todas.